Etiquetas

lunes, 29 de febrero de 2016

Deco- Inspiración: Vitrinas

#YoConfieso que... tengo un novio friki. Peo no un friki cualquiera, no-no-no un friki-friki. ¿Y qué podéis hacer si estáis en una situación como la mía? Aliaros amigas, aliarse es siempre la mejor opción. Pero ¿qué hacer cuando tu frikazo y tu os vais a vivir juntos y pretende que su Darth Wader de un metro presida el salón? negarse es la opción fácil pero siempre puede contraatacar con un "Pues entonces en el vestidor" y Ja, con el vestidor no se juega. Nunca.



Para una situación de emergencia como esta, mis primos los suecos (porque ya son como de la familia) tienen la solución. Bueno, como para casi todo. Así que mi plan estaba claro: pasear a mi consorte por Ikea y que tuviera un flechazo con algún mueble para exponer su amplia colección de friki- figuras. El milagro ocurrió y al segundo (o tercer) flechazo, decidimos que Fabrikör formaría parte de nuestras vidas y, como somos de Bilbao (bueno, yo no) compramos dos, en lugar de una.


Todo esto parece que ha sido muy rápido pero naranjas de la China; ha habido varias modificaciones de distribución y mucha búsqueda del resto de elementos para que todo encajara tal y como queríamos y se adaptara a lo que necesitábamos sin renunciar a la estética que tiene toda la casa. De hecho, la elección de Fabrikör tiró por la borda el primer salón que tenía diseñado.


Según lo estoy contando parece que he montado un museo too-much de Star Wars en mi salón pero, nada más lejos de la realidad; el resultado ha sido un friki-espacio muy sutil y bien expuesto. Además aprovechando nuestra gran idea de "dos mejor que una" hemos logrado que convivan en amor y compañía parte de mis libros de arquitectura (que es mi frikismo particular) con la Guerra de las Galaxias.



En definitiva, las vitrinas me parecen una muy buena forma de exponer tus "objetos más preciados" e integrarlos con el resto del mobiliario y decoración, protegiéndolos del polvo y dándole un aire personalizado a cualquier estancia. A día de hoy, como ya os he contado, están en el salón, pero no descarto que en un futuro se instalen en un vestidor llenas de "Louboutines saltarines", pero para que eso ocurra, nos tendremos que mudar (además de comprar más suelas rojas) y, bastante tengo con la mudanza de ahora como para pensar en el futuro.


Como siempre, os enseño unas imágenes de inspiración por si algun@ necesita "mostrar al mundo sus encantos colecciones" y le pueden servir de ayuda. Por cierto, cómo se nota que en los últimos dos meses he entrado y salido de Ikea más de veinte veces, me lo se de memoria, no se a que esperan para contratarme (guiño- guiño) ¡Con lo que yo quiero a mis primos!




¡Feliz lunes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada