Etiquetas

sábado, 1 de junio de 2013

La Presumida

Hoy no voy a hablar de trapitos ni de libros ni de viajes, voy a escribir mi primera entrada de recomendación de bares y restaurantes que me gustan. No es un post publicitario, ni me van a pagar, ni me van a dar un 2x1, ni nada que se le parezca ¡ojalá! pero no.

Antes de pasar a hablar de este maravilloso descubrimiento, os voy a poner en antecedentes.

No se si utilizar verbos en presente o en pasado para hablar de lo "rarita de narices" que soy para comer fuera de mi casa, en ocasiones he llegado a pasar verdadera vergüenza porque no me gustaba absolutamente nada de la carta, tengo mil y una anécdotas, pero escribiría demasiado y acabaría aburriendo y, la verdad, no es plan. Por eso cuando descubro un bar o restaurante en el que encuentro comida "de la que me gusta" me hace casi la misma ilusión que cuando estreno Louboutins, o sea, mucha. También he de decir a mi favor que, cada vez soy menos "especial".

A finales del año pasado o principios de este año, no recuerdo muy bien, dando una vuelta por el casco viejo de Vitoria, descubrí el bar "LA PRESUMIDA". Entramos, gracias a su reclamo de Mojitos y Daiquiris por 2.5€. Destaco que a mi los mojitos y los cóctels en general, me vuelven loca, soy un poco Massiel en ese sentido, para qué engañarnos. A pesar de que en un principio un precio tan bajo, no nos daba buena espina, decidimos jugárnosla, total, por ese precio. Bueno, no os podéis hacer una idea de lo equivocados que estábamos; qué mojito y qué daiquiri! Impresionantes, de los mejores que he probado jamás, de hecho, no soy capaz de serle infiel a "La Presumida" con otro bar. Miento, lo he sido un par de veces con "Rio" de las cuáles, una de ellas fue estrepitoso fracaso y la otra no estuvo mal, pero repito; como "La Presumida" no hay dos, que yo haya descubierto en Vitoria, claro. Se admiten sugerencias.

La cuestión es que ante el éxito de los cócteles, empezamos a ir casi todos los fines de semana. Una amiga mía, cuando se lo conté, me dijo que ella ya lo sabía y que también tenían una carta muy buena y que eran muy famosas las tostas de allí, así que la siguiente vez que fuimos, decidimos quedarnos a cenar. La verdad es que al ver los platos que había me sorprendió para bien, platos variados, para casi todos los gustos y fáciles de acertar, nada de comida rara de las que la cosa empieza bien, y acaba echándome para atrás del tipo "crema de...verduras" puaj, "hojaldre de...espinacas" más puaj, esos platos no están hechos para mí.

En nuestra primera cena allí, decidimos probar las famosas tostas y nos decantamos por la Italiana. Riquísima, increíble, tanto es así, que hasta he llevado a mi madre para que lo comprobara por ella misma y también le ha encantado. Desde esa primera vez, ha habido muchas, casi todos los fines de semana para ser más exactos y poco a poco, hemos ido incorporando y probando platos nuevos. Mis recomendaciones, por si os animáis a ir, que os lo aconsejoo totalmente, son la tosta italiana, las croquetas, el revuelto y la hamburguesa, por supuesto acompañados de un par de daiquiris y un par de mojitos. Son famosos también los nachos con carne, pero personalmente, como ya he dicho soy "rarirta", no me gustaron.

De precio está fenomenal, muy asequible y el trato es exquisito. Lo llevan unos chicos bastante jóvenes, pero profesionales de los pies a la cabeza y sobre todo, muy amables.

Pinchando aquí, podéis acceder a su web para que lo conozcáis un poquito mejor.

Os dejo unas fotos de dos de los platos y pido perdón de antemano por la calidad pero es que las saco con el móvil y medio a escondidas, porque muero de la vergüenza si alguien me ve.

Feliz fin de semana y gracias, una vez más, por aguantar mis textos enormes, en los que me lío y me lío.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada