Etiquetas

jueves, 5 de junio de 2014

Toscana: Vinci y San Gimignano

A pesar de que ya estoy de vuelta en casa y como las últimas semanas he tenido "un poco" abandonada la sección de viajes, he decidido que os voy a finiquitar el tema de "lugares italianos visitados" a lo largo del mes de junio (los jueves).

Hace aproximadamente un mes, en uno de los puentes que disfrutamos en mayo, decidimos alquilar un coche y recorrer los pueblecitos a los que en transporte público era más difícil llegar. Como ya era mayo y Toscana, pensábamos que iba a hacer buen tiempo pero no, nuestro gozo en un pozo, diluvió como nunca. Aún así, como somos unos valientes (por algo somos vascos) decidimos poner rumbo hacia Vinci y San Gimignano.

Vinci, como su propio nombre indica, es el pueblo del gran genio Leonardo Da Vinci. Un pueblo muy pequeño provincia de Florencia, dónde lo más recomendable para visitar es el Museo del inventor. La exposición es enorme, ocupa varios edificios, y muy interesante, un lugar donde se muestra toda la obra de Leonardo. No deja de sorprender como de una "única cabecita" salieron tantas ideas, por eso él marcó la diferencia.










El segundo pueblo del día fue San Gimignano, famoso por sus aproximadamente quince "rascacielos" medievales que todavía quedan en pie, de los setenta y pico que tuvo en su época de esplendor. Esta pequeña población amurallada, además de torres, iglesias y plazas, también tiene la mejor heladería del mundo, o por lo menos, la que ha sido coronada varios años con ese título. A pesar de que hacía mucho frío, nos aventuramos a pedir unos heladitos y efectivamente, estaban buenísimos. Damos fe ¡jaja! Como recomendación especial os digo que lo mejor es alejarse del núcleo urbano, acercarse a un mirador y observar el pueblo desde la distancia para ver su "skyline" que es impresionante, "torres gemelas" incluidas. También podéis visitar el museo de la tortura que desde luego tenía mejor pinta que el de Lucca, pero nunca se sabe. Eso sí ¡aviso! es un pueblo de los más turísticos que he visitado y las calles no son precisamente muy anchas, a veces, puede dar sensación de agobio aun así, merece mucho la pena.











¡Feliz Jueves!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada