Etiquetas

martes, 1 de octubre de 2013

Estilismo 18: Un día cualquiera en NYC

Esta semana va a ser un poco "rara" en cuanto a las actualizaciones. Tengo varios post en el tintero para publicar y lo haré a lo largo de los próximos días.

Empiezo con uno de los estilismos más habituales para mi día a día en NYC. De ahí el nombre, un día cualquiera, porque prácticamente todos los días iba vestida igual. Me explico, no hay nada más cómodo para mí que un vestido ancho, unas bailarinas y una camisa por si hace frío, para patear la ciudad. Y por supuesto, como ya dije, recomiendo el bolso de Longchamp, que lo llevaba todos los días. Ni que no tuviera más.

Como podéis ver, prácticamente todos mis vestidos son iguales, porque para mí, es el corte más cómodo. No soy nada fan de los pantalones, y mucho menos, cuando hace 30º como era el caso de este día. Todo es de otras temporadas, de hecho, el vestido me lo compré porque se lo vi a Sara Carbonero hace un par de años y me encantó. La camisa me ha sorprendido mucho el partido que la estoy sacando, y eso que cuando la compré, no tenía muchas esperanzas de amortizarla.

Las fotos fueron tomadas en la parte más fea de la azotea del edificio, aunque las vistas son espectaculares igualmente. La mejor zona estaba ocupada por señoras estupendas del "Upper east side" que estaban tomando el sol y que, sin louboutines ni 2.55, no son tan estupendas. Son como cualquiera tomado el sol. Cara sudada, moño desastroso y cuerpo que parece recién salido de la freidora del Burger King, de la cantidad de aceite que tiene. Vamos, como todas las mortales un día de piscina.

Mañana nos volvemos a ver.

Como siempre, gracias por estar ahí.

Vestido: Zara
Camisa: Pull&Bear
Bailarinas: Zara
Bolso: Longchamp










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada