Etiquetas

martes, 23 de julio de 2013

Dios bendiga a Amancio!

Soy fan no, lo siguiente de Amancio, mas bien de todo su imperio, aunque probablemente si conociera realmente su política empresarial, me horrorizaría, como me provoca verdadero odio la gestión de Bernardo Blanco, pero este es otro tema. Dejemos el "politiqueo" de lado y volvamos al tema que nos interesa, "los trapitos" y una vez mas, los zapatos.

Os voy a contar una historia, de las mías. Empiezo:

Cuando escribí este post sobre "Mi historia con Louboutin", hice un pequeño avance de lo que sería la próxima temporada otoño- invierno y de la que me enamoré del modelo "Lagoula", como ta dije.

Como cada vez que me enamoro de un modelo nunca lo encuentro en la tienda y, mucho menos en mi talla, esta vez pensé que no iba a ser diferente asi que, perdí toda esperanza de encontrarlo en Madrid. Nada más lejos de la realidad, en una de mis visitas a la tienda de Claudio Coello, los vi y, evidentemente, fue un flechazo pero, para variar, no había mi talla. Me probé un 40 por si había suerte, pero nada, imposible y, por primera vez, se ofrecieron a intentar conseguirme un 41, que sólo había un par de esa talla en toda Europa. Esto fue unos días antes de irme de vacaciones y, entre el trabajo, las maletas, vacaciones, etc. estuve pensándomelo dos semanas aproximadamente.

Teniendo en cuenta que son unos zapatos caros para mi economía, había mucho que pensar, si me los voy a poner mucho, si los iba a sacar partido. Mi cabeza se convirtió en un baile de estilismos. También estaba el hecho de que mis anteriores "Sandalia- peeptoe- T" en charol negro de Zara de hace mil temporadas, estaban destrozadas pero amortizadísimas, llegué a la conclusión de que sí los iba usar bastante, así que cuando ya tenía pensado comprármelos, pasó la segunda parte de esta historia.

El miércoles de la semana pasada, mientras preparaba el post de "Consigue el look" y buscaba prendas en la nueva temporada de Zara, surgió el flechazo, por LAS SANDALIAS y por Amancio, por clonármelas. Yo sé que para algunos es la mayor tontería del mundo y, leyendo esto, pensarán que me falta un verano, o dos si son pequeños, pero de verdad, tanto tiempo buscando unas sustitutas para las anteriores, tanto pensarme el tema "Louboutin si o no", me hizo una ilusión tremenda verlas. Como la felicidad no podía ser completa, ese día sólo estaban en color burdeos pero en mi interior sentía que no tardaría en aparecer el modelo en negro. Efectivamente, al día siguiente estaban en negras y con su "chollo precio" de 35.95€. No podía esperar más para comprármelas cuando el sábado, fui a Zara, y para mayor alegría, si cabe, estaban rebajadas a 29.95€, así que, como a estas alturas ya habréis adivinado, son mías. Por lo tanto, es una historia con final feliz.

A las de Zara, el único fallo que les saco es que no tienen tanto tacón como me hubiera gustado pero no todo puede ser perfecto.

Perdón por el tostón que a muchos ni os interesa pero, seguro que he hecho feliz a alguna "Fan de Louboutin" sin dinero, como yo, o eso espero. 



Y aquí las "casi- muertas" sandalias anteriores



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada