Etiquetas

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Nueva York: Tercera parte

En la tercera parte de mi viaje a Nueva York, os sigo mostrando mis días de "pateo" en los que llegaba a casa exhausta y con ganas de piscina+ catfish (estoy enganchadísima)+ dormir. Si a mi cansancio le añadimos el hecho de que llevé el ipad y no el portátil, obtenemos como resultado un montón de post atrasados, pero bueno, más vale tarde que nunca.

No soy especialmente creyente ni católica- apostólica- romana (whatever) pero me encantan las Iglesias, catedrales, monasterios y demás edificios de culto religioso. La mayoría tienen una arquitectura que es un auténtico espectáculo, sobre todo, teniendo en cuenta la edad de algunos de estas construcciones. La de San Patrick está en la 5ave y, aunque está de reformas, se puede visitar perfectamente y lo recomiendo. Cosa sorprendente es que en NYC, a diferencia de París, por ejemplo, sí se pueden sacar fotos dentro. Hecho que es de agradecer.

Entre el post de hoy y el de mañana, os voy a enseñar el Sur de Manhattan. Comencé mi andadura, como siempre, en la 5ave y tenía como objetivo conocer el "Flatiron building". Desde que lo estudié en tercero de carrera en historia del arte, he querido verlo. Es impresionante, mucho más de lo que me esperaba. Más sorprendente aún es que este rascacielos tiene más de cien años, fue una innovación para la época y a mí, todo este tiempo después, no me ha dejado indiferente.

Por la zona del Flatiron, está Union Square, donde se hacen mercados, se reúne la gente a jugar al ajedrez y, donde pasé bastante tiempo. Comí los dos últimos días, puesto que además de tiendas bastante interesantes, hay un supermercado enorme, en el que por cierto no hay coca- cola de ningún tipo (pepsi tampoco) y para saciar mi sed acabé comprando una lata de agua con gas con sabor a vainilla y café, que tras el primer sobro fue a la basura. Qué guarrada, no había quien se lo bebiera, 2$ tirados. A todo esto, no os penséis que sabía lo que estaba comprando, no tenía ni idea, yo leí "energético, vainilla y café" y ya me emocioné ¡Vaya chasco!.

Después de cargar pilas en la plaza, me dispuse a conocer parte del Soho y Chinatown. Para no perder mis buenas costumbres, me lié. El Soho tiene unas tiendas que son irresistibles así que para cuando llegué a Chinatown, era de noche y, ese barrio da más miedo que "El proyecto de la bruja de Blair" la noche de Halloween. Por lo tanto, me di la vuelta y lo dejé para el día siguiente.

De vuelta a casa, como siempre me crucé con los imponentes Chrysler y Empire State y a descansar que el día siguiente también iba a ser duro.

Gracias por estar ahí.

Quiero aprovechar y felicitar a mi Mami que hoy es su cumpleaños.

¡Zorionak Amatxu! Maite zaitut.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada