Etiquetas

viernes, 6 de septiembre de 2013

Primeros días en Boston

Después de tres días en la ciudad y antes de partir hacia Nueva York (estoy medio haciendo la maleta, con la pereza que me da) os quiero dejar con una recopilación de fotos que he ido haciendo. No he establecido una ruta de visitas, eso lo dejo para la semana que viene, esta todavía me estoy habituando al vecindario.

Voy a hacer una lista al más puro estilo @Kortvex aunque salvando las distancias, de las cosas que más me han llamado la atención:

1. Nada más aterrizar en Logan y después de pasar un millón de horas entre vuelos, escalas, aduanas, etc. consigo dirigirme a recoger mi maleta. Sorpresa mayúscula cuando descubro que la cinta de las maletas está fuera de cualquier control, o sea, que cualquiera que esté por allí (sin necesidad de haber volado) puede cogerla. Asustada no, lo siguiente, y con cuatro "microinfartos" antes de que apareciera, por fin, la mía, le pregunto a mi amiga Liz que cómo es posible que las maletas estén al alcance de cualquiera. Me mira, extrañada y me dice "Es que nadie se las va a llevar, no somos así". Cierto, a veces se me olvida, estoy en América, el "gorroneo" no es el deporte nacional, lo es el Baseball.

2. Después de instalarme en casa, vamos a cenar. Pedimos raciones individuales; me trajeron una pizza de un metro de diámetro y cuando ya no podía más, mis amigas tampoco, viene la camarera y  nos pregunta que si nos empaqueta el resto para llevar. Alucinante, tan contentas que nos fuimos a casa con nuestras sobras en tuppers. Niños, la comida no se tira (voz de madre).

3. Aunque debería ser el 2, pero bueno. Mi amiga Liz llevaba un café (de starbucks, obvio) y al entrar al restaurante y sentarnos a cenar, no se lo mandaron tirar, ni guardar, ni nada que se le parezca.

4. Este también debería ser el 2 o el 3, pero como voy escribiendo según me acuerdo de las cosas, pues ocupa el cuarto lugar. Nada más sentarnos en la mesa para pedir la cena, se acercó una camarera, muy sonriente por cierto, con vasos de agua con hielo y pajita, un auténtico lujazo, y lo mejor de todo gratis, sí sí, GRATIS, por lo que ya no pedimos bebida. No sé hasta qué punto les saldrá rentable esto.

5. El 3G no existe, son los padres. Los padres de los dinosaurios quiero decir, se considera algo prehistórico.

6. Me encantan los supermercados, soy feliz dentro. Es más, he pensado hacer un post sobre ellos, pero me parece demasiado friki (incluso para mi) ponerme a sacar fotos en un supermercado. Cualquier guarrada que imagines al más puro estilo oreo de jamón y queso o cosas peores, ya existen y están en el 7 eleven. No eres tan creativo como pensabas.

7. Si salgo a la calle y giro a la derecha, voy hacia la zona de las fraternidades, si giro hacia la izquierda, voy a la Iglesia de la cienciología. Vivo con miedo a cruzarme con Stifler y Tom Cruise en plena orgía gay.

8. Esta semana empiezan las clases en los campus. Se han declarado como tres días oficiales de mudanzas. No os hacéis una pequeña idea de como son las mudanzas de los estudiantes, se traen las habitaciones desde sus casas. ENTERAS. Con colchón y todo. Camiones y camiones. This is America. Me río yo de los de "Esta casa era una ruina". Bueno yo no, pero los americanos sí.

9. Las modelos de Victorias´s Secret no existen, y la ropa que llevan en los desfiles tampoco. Cuando acaba la pasarela, lo empaquetan todo, eso sí, cada cosa con su etiqueta y hasta el año que viene. Al más puro estilo decoración navideña. "Seriously" creo que es donde compran la ropa interior Snooky y JWow. Qué cosa más choni el 90%, un 10% se salva. Las colonias.

10. Zara es para ricos y Ralph Lauren y DKNY, para pobres como yo. Esto es el mundo al revés, pero me gusta. Mucho. Y a mi madre más.

De momento no recuerdo ninguna cosa más, pero seguiré informando. Hasta entonces, aquí tenéis el "batiburrillo" de fotos.


















Si alguno se ha leído el tostón hasta el final, que me lo haga saber vía e-mail, que le mando un frapuccino (de starbucks, obvio). Mamá, tú no cuentas, que nos conocemos.

Ahora en serio, gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada