Etiquetas

jueves, 20 de marzo de 2014

Toscana: Pisa

Han pasado doce días desde que pisé por primera vez suelo italiano, concretamente Toscano y, todavía no os he enseñado nada de por aquí. De momento, tampoco he visto mucho, entre semana trabajo y los fines de semana son los únicos días en los que puedo moverme y tampoco da tiempo para mucho. Lo que sí tengo ya claro es que mis 28 serán recibidos entre Milán, Bérgamo y Turín, pero para eso todavía queda poco más de un mes.

Mi primer destino ha sido Pisa, en un principio también era Lucca, pero al final no nos dio tiempo, ya volveremos. Antes de ir hablé con personas que ya habían estado y me dijeron "Pisa no tiene nada, sólo la torre y la catedral" ingenua de mí, no les hice caso, y seguí con mis altas expectativas. Mi gozo en un pozo, efectivamente, a excepción de la "Plaza del Miracoli" no hay mucho que ver. A pesar de esto, es una ciudad que recomendaría, está llena de contrastes.

Los monumentos están muy cuidados, una zona perfectamente conservada pero, el resto de la ciudad está bastante descuidada, teniendo en cuenta lo turística que es. Como parte positiva destaco que no es grande, por lo que se recorre a pie perfectamente y, te puedes perder por cualquiera de sus "rinconcitos con encanto". La ruta hacia La Torre desde la estación es prácticamente recta, muy fácil de encontrar, algo que cuando vas de turismo, se agradece.

También hay bastantes restaurantes y tiendas, lo tienen muy bien organizado para satisfacer a todo tipo de turismo; a los urbanitas, a los locos por el arte, a las locas por las compras, en general, a todos. Yo no entré en ninguna tienda pero sí vi bastantes y, para comer, encontramos un restaurante relativamente cerca de la torre y no muy caro en el que nos atendieron muy bien, acabamos todos muy contentos.

No me voy a enrollar más y os dejo con las fotos.

¡Feliz jueves!










La Torre tengo que reconocer que me impresionó bastante, en las fotos se aprecia bastante bien la inclinación pero "en directo" es increíble, lo primero que te planteas es "¿cómo puede llevar tanto tiempo así?".


En el camino de vuelta a la estación nos encontramos un mercadillo que tenía objetos tan interesantes como por ejemplo, estas esculturas, que me hubiera llevado a mi casa sin ningún problema.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada