Etiquetas

domingo, 12 de mayo de 2013

Paris - Parte II


Un mes y algo después de publicar la primera parte de mi viaje a París y, dos meses después del viaje en cuestión, escribo hoy la segunda parte. Sí, ya era hora, lo sé, pero he tenido un mes ajetreadillo. Así que empiezo ya con el día dos que me conozco y me lio.

Día 2

Empezamos el día subiendo a la Torre Eiffel, me encanta, ya había estado, unas vistas espectaculares, una pena que no se pudiera subir hasta arriba pero, totalmente lógico y normal porque hacía un frío que me costaba respirar, horrible, mucho viento, digamos que el día no acompañaba. Estuvimos viendo la exposición que había sobre diferentes editoriales y carteles que habían reflejado la torre en los últimos años. En la misma zona estaban las maquetas de las reformas que se están llevando a cabo y no tenían mala pinta, ya veremos cuando las terminen.

De la señora Torre, fuimos al Trocadero donde, todas las fuentes estaban heladas, imaginaros el frío que hacía. Del aquí caminamos por los Campos de Marte donde, nos desviamos y llegamos a Los Inválidos, qué espectacular ¡no acaba nunca! por cierto, estaba en restauración y había una línea bastante clara en la fachada que diferenciaba la ?parte nueva? de la ?antigua?. No soy muy fan de las restauraciones que parecen ?liftings de señoras del barrio Salamanca? , no entiendo ese empeño por rejuvenecer monumentos cuyo encanto reside en ver el paso de los años a través de sus muros, pero bueno. En algún momento de este paseo comimos pero ya no recuerdo donde, supongo que en Mc Donal´s como era lo habitual.

Andando y andando llegamos a Notre Dame, había instaladas unas gradas en frente de la puerta principal para sentarse y verla desde una perspectiva más alta pero, a esa hora ya había empezado a nevar y no había nadie sentado, como era de esperar. Una vez dentro y haciendo gala de la fotógrafa que llevo dentro, que no sabe sacar ni dos fotos seguidas sin que salgan movidas, me dispuse a disparar la réflex con tan mala suerte que vino un ?vigilante? por llamarlo de alguna forma y, con muy malas maneras, me hizo borrar todas las fotos que había realizado y, nada de luego las borro, no no, ahí ipso facto, casi hace que me coma la cámara, pero no soy muy dada a discutir así que hice lo que me dijo y borré todo. Luego intenté sacar de nuevo las fotos borradas (soy tauro), pero me tenía fichada no, fichadísima, no sé como lo hacía pero cada vez que sacaba la cámara, ahí aparecía él para recordarme que nanai nanai. Con lo que abandoné mi plan de re-sacar las fotos borradas.

Ese día teníamos reserva en el Dans Le Noir, el mejor restaurante que he visitado en mi vida, se ponen a prueba todos los sentidos menos la vista, es increíble, lo recomiendo a todo el mundo, pero eran las siete y media de la tarde, la reserva era a las 10 y el frío, la nieve y la rodilla me recordaban que una retirada a tiempo es una victoria. El problema es que no quería que nos quedáramos sin cenar ahí y tampoco tenía el teléfono así que nos presentamos en el restaurante a eso de las ocho. La chica muy amablemente nos dijo que el siguiente turno de cena era a las ocho y media pero que no tenía sitio aunque, a lo mejor había alguna baja de última hora y que esperáramos. 

Para hacer tiempo, fuimos al centro Pompidou, que está justo al lado y, de casualidad vimos que había una exposición de Dalí a la que entramos esperando estar media hora y volver al restaurante a ver si teníamos sitio. Nada más lejos de la realidad, entramos y Dalí nos absorbió por completo, nos olvidamos del reloj, de la hora y de la cena, para cuando nos quisimos dar cuenta, eran las diez de la noche. Qué grande es Dalí, ya me gustaba, pero desde entonces, muchísimo más. Una exposición muy dinámica, en la que el visitante podía introducirse de lleno en la obra daliniana, todo muy bien explicado, vídeos muy interesantes y divertidos, muy Dalí todo. Surrealismo en pleno sentido.

De la exposición, como anécdota comentaré que, aunque yo soy la ?fashion victim loca de Zara? de la pareja, una bloguera francesa se acercó a mi queridísimo acompañante para sacarle unas fotos de street style porque iba divino. En otra ocasión hubiera pensado (modo petarda ON) ¿Y yo qué? ¡Si soy su personal shopper! Pero estaba tan cansada que, no veía el momento de llegar a dormir.
De la exposición al hotel y a descansar, que aún nos quedaba el último día de disfrute parisino y había que recargar las pilas. De nuevo, pido perdón y doy gracias a la vez a los que leen semejantes tostones, juro que intento que sean dinámicos, espero haberlo conseguido. 


3 (3)
1 (3)
4 (1)
6
7
810 (2)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada